Así fue el Encuentro con... Ana Rosa Jurado

Antes de las 20:30 la sala de Fraile y Blanco estaba llena, se esperaba expectante el encuentro con Ana Rosa Jurado, una eminencia de la medicina y la sexología. Se iba a hablar de salud, un tema muy común en términos generales, el matiz venía en que se iba a hablar de la salud femenina, algo que ya no era tan común.

El encuentro empezó con una pregunta clara de Carlos San Martín, quien condujo el encuentro, ¿las cosas respecto a la salud femenina están cambiando? La respuesta fue clara, “las cosas están cambiando, sí, pero lento”, así comenzó lo que iba a ser un encuentro lleno de aprendizajes.

Ana Rosa empezó a romper mitos, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en las mujeres, algo de lo que no se habla y tiene que tenerse en cuenta, remarcando que biológicamente somos diferentes y por lo tanto los fármacos para hombres no sirven de la misma manera para las mujeres. Sin embargo, las cosas tabú cambiaban, lo que antes era tabú para las mujeres como era hablar de la menopausia ahora no, ya no nos conformamos, “ahora las mujeres no quieren aceptar que así van a vivir siempre” comentaba Ana Rosa.

La revolución para la salud femenina comenzó con la píldora anticonceptiva, comentó. Fue el momento donde la mujer tuvo el poder de autodeterminarse. Sin embargo todavía mitos en contra de la píldora bombardean a las mujeres, mitos que son mentira y hay que romperles, y esto se debe a la desinformación, tema con el que siguió el encuentro. No se dispone de la accesibilidad necesaria de todos los métodos, aunque como recalcó Ana Rosa, en algunas comunidades se dispone de ello, lo que no significa que se utilice debido, sobre todo, a el rol de género todavía persistente en temas de sexo en las mujeres.

Carlos preguntó sobre un tema que ahora está en polémica, el incremento de las ETS, de la que no hay información suficiente, y en el que el virus del papiloma humano está muy presente, y qué puede llegar a causar cáncer, como indicó Ana Rosa. Fue de recalcar el cambio de actitud de la mujer, según su experiencia profesional, respecto a tener una ETS, en la que en un primer momento las mujeres mostramos una actitud crítica hacía nosotras mismas. 

Otro tema de importancia sobre la salud femenina es el embarazo, Ana, recalcó que los controles que se realizan son suficientes en la salud pública, pero que en este tema la ansiedad que se crea en la mujer embarazada es importante y que por ello se tenía a asistir a lo privado. La lactancia materna entró en este momento, tema bastante recurrente hoy en día donde se opina, en el que se llega a catalogar de “mala madre” a la mujer que decide que no quiere, siendo totalmente respetable y aceptable la decisión que se tome. Pero no es el único tema de controversia sobre los embarazos, Ana Rosa mencionó el daño que hacia la frase “se te pasa el arroz”, y todas las actitudes que se tienen sobre este tema y sobre cuando debes de tener los hijos.

Y de opiniones y cánones nos vemos afectadas las mujeres, que tristemente afectan a nuestra sexualidad,  “se sienten indignas de ser deseadas” dijo Ana Rosa respecto a estos cánones, expectativas que se crean y que afectan a la autoestima. Que hoy en día también afectan a la ginecología, y en donde se modifican estéticamente para cumplir lo que se cree que es más deseable, en cambio, no todo gira entorno a esto en la ginestética, esta rama también influye en los procesos disfuncionales, como es la episiotomía.

También se habló del cáncer, donde no hay datos que afirmen que las mujeres lo padecen más, sólo el cáncer de mama.

La sesión se fue cerrando con los tratamientos disponibles para la menopausia, en la que cada caso es individual y que no hay que aceptar vivir con sus efectos cuando se pueden tratar y tener un mejor bienestar. Para finalizar se hizo una pequeña ronda de preguntas.

En conclusión el encuentro fue un sitio donde aprender, seguir rompiendo estigmas y pensar en donde tienen que cambiar las cosas, en todo lo que nos queda por aprender y romper para poder tener una salud femenina plena, Carlos realizó una entrevista completa, tocando temas de interés en los que Ana Rosa se expreso de una manera cercana y concreta.

Nos vemos el próximo 25 de Abril, donde siempre y a la hora de costumbre, donde nos Encontraremos con… Ángela Carrera Camuesco y “Érase una vez… Cuentos que enseñan a conocerse y vivir”.

 

Ruth Lobera Balbás y Lucía Barquín Casar
Alumnas de Psicología en prácticas de la Universidad Europea del Atlántico
Departamento de Psicología Clínica de CIPSA

 

 

¿Una palabra nueva? La Resiliencia

Foto Articulo Blog de Cipsa La Resiliencia por Angela Carrera Camuesco

Hola de nuevo a los lectores asiduos y nuevo hola para los que se estrenan.

Hoy quiero hablaros de un término utilizado en ingeniería de materiales: LA RESILIENCIA. Es un fenómeno por el que los cuerpos retornan a su forma inicial después de haber sido sometidos a una presión que los deforma.

El concepto se ha aplicado a la psicología para descubrir por qué  personas que experimentan dificultades e incluso situaciones límites son capaces, no sólo de superarlas, sino incluso de salir fortalecidas de ellas.  Es una capacidad que se manifiesta frente a la adversidad y la destrucción, mostrando una gran facultad de proteger la propia integridad bajo presión y  estableciendo una actitud vital positiva pese a circunstancias difíciles.

La vida diaria está sujeta a acontecimientos duros: la muerte de un ser querido, una enfermedad complicada, experiencias laborales difíciles, problemas serios de relación de pareja, la soledad, el aislamiento social, la competitividad por ocupar un puesto, el desempleo, los problemas económicos... Ante estas situaciones las personas reaccionan de distinta manera según su personalidad.

Algunos rasgos de personalidad potencian esa habilidad para superar contratiempos. Por ejemplo:

La introspección: Facultad para entrar dentro de uno mismo, a observarse, reflexionar y hacerse preguntas. La independencia: Ayuda a establecer límites entre uno mismo y los ambientes adversos. Potencia la distancia emocional y física ante determinadas situaciones, sin llegar a aislarse. La iniciativa: Capacita para afrontar los problemas y ejercer control sobre ellos. El humor: nos ayuda a encontrar el lado cómico en las situaciones adversas. La creatividad: nos permite crear orden y belleza a partir del caos y el desorden. La moralidad: Invita a desear una vida personal satisfactoria, amplia y con riqueza interior. Incluye la conciencia moral, el compromiso con valores y la separación entre lo bueno y lo malo. La habilidad para establecer lazos íntimos y satisfactorios con otras personas. Brindarse a otros y aceptarlos en nuestra vida. Y por supuesto,  es necesario contar con una autoimagen positiva (autoestima)

Además de la personalidad,  favorece la resiliencia haber tenido una relación emocional de apego estable, cálida y de apoyo  con al menos uno de los padres.

Cuando en la propia familia hay adversidades, ese vínculo puede crearse con alguna otra persona significativa. También es importante una educación con límites claros, unos modelos sociales para enfrentarse de forma constructiva a las adversidades y no sobreproteger, sino dar la posibilidad de vivir experiencias de autoeficacia, autoconfianza en situaciones estresantes.

Enseñar que el estrés y las crisis son oportunidades para crecer y aprender de los demás y de nosotros mismos.

A cualquier edad se puede cambiar

Es  verdad que  la resiliencia se muestra de una manera desigual en los distintos tipos de personalidades, pero se puede trabajar para lograr potenciar los rasgos que conducen a gozar de esta capacidad de superarse.

La mayor dificultad es la convicción de que no se puede cambiar. Nos escudamos en afirmaciones como "es que yo soy así", "cada cual es como es", "a mis años yo ya no puedo cambiar". Éste es el gran error.

La resiliencia, la capacidad para resistir y no venirse abajo, para salir airosamente de los baches, también se aprende.

La podemos favorecer en nosotros mismos y, en especial, en la educación de las personas sobre las que tenemos influencia, sobre todo si son niños o niñas.

Es cierto que hay condiciones personales que tienen mucho que ver con los factores hereditarios, pero no cabe ninguna duda de que la personalidad se educa.

Nunca es tarde. El aprendizaje es posible.

Quiero dedicar este texto a mi padre, que murió el 1 de Marzo, por todo lo que me enseñó y a mi familia por ser un ejemplo de resiliencia, de superación.

Como siempre,…un  abrazo de 20 sg para cada lector, y esta vez un abrazo sin fin para él y la familia que formó.

Angela Carrera Camuesco
Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Directora del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud, CIPSA de Santander

 

 

ABRAZA(2)

Hola de nuevo a los lectores asiduos y nuevo hola para los que se estrenan. Estaba pendiente acabar el blog anterior sobre los abrazos, una de las muestras de afecto más comunes y utilizadas.  Abrazar es una extensión de la necesidad humana fundamental de tocar. Recordad que tiene beneficios físicos y psicológicos en la salud de quien lo da y de quien lo recibe. Tienen un efecto emocional inmediato.

La espalda es una de las partes más vulnerables del cuerpo y en un abrazo se deja expuesta al contacto. Esto es una señal de confianza que  ocurre en cada abrazo. Pero no todos son iguales. Dependiendo de cómo y a quién se los des, pueden decir muchas cosas sobre ti  o sobre lo que estás intentando expresar en ese momento.

  1. El que recorre la espalda. Abrazo frontal. Cada persona frota la espalda del otro.

Esto da sensación de tranquilidad, de consuelo y de estar preocupado por lo le ocurre al otro.  Es señal de empatía.

  1. Las palmaditas. Abrazo frontal. Cada persona da una o varias palmadas en la espalda a la otra como señal de comodidad. Es un abrazo típico entre hombres. Sobre todo si son amigos, pero no necesariamente. Este abrazo no tiene el concepto de intimidad o ser muy sentimental. Si eres una chica y un chico te abraza así con frecuencia es que la relación no está creciendo más allá de la amistad.
  2. El Baile Lento. De nuevo, abrazo frontal. Uno de los dos envuelve la cintura del otro mientras este hace lo mismo por encima de sus hombros como en un baile tierno y delicado. Este es el abrazo más romántico con diferencia. Si sigues abrazándote así con tu pareja después de muchos años, es una clara evidencia de que el romance sigue vivo.
  3. El Cepo. Este es otro abrazo frontal en el que ambas personas se entrelazan con tanta fuerza como les es posible, eliminando hasta la mínima gota de aire que les separa Refleja el compromiso profundo, apego y el no querer ser separados o separarse. Es como envolverse en un edredón en invierno.

Este abrazo suele darse cuando uno de los dos se tiene que ir pero  preferiría que no fuese así y os quedase ahí, juntos.

  1. El abrazo en el aire. Se da frontalmente. Uno de los dos está rodeado por las piernas del otro, ya sea mientras está sentado o en el aire. Está muy relacionado con la pasión y la lujuria Independientemente de si hay alguna conexión más fuerte a nivel sentimental, el abrazo en el aire o en suspensión  revela pasión y una conexión física y sexual muy alta.
  2. El abrazo de Playmobil o Puente de Londres. Es un abrazo de frente pero está vez se intenta mantener la mayor distancia posible entre las 2 personas. Se cruzan los brazos sobre la espalda pero no hay contacto pectoral ni de la zona de las caderas. Demuestra incomodidad y poca o nula relación con esa persona, aparte de no existir mucha simpatía entre ellos. Se deja claro que no se busca nada en esa persona, no necesitas tenerla cerca ni buscas su amistad.
  3. El del contacto visual. Mirarse a los ojos durante un abrazo lo convierte en algo muy especial. Expresa una conexión amorosa fuerte y de conocimiento de la otra persona
  4. El del muñeco de trapo. Una persona rodea a otra con sus brazos, pero la otra queda impasible sin hacer ningún ademán de corresponder. Hay un desequilibrio entre lo que sienten el uno por el otro. No hay reciprocidad emocional ni verdadera amistad.
  5. El roba bolsillos. Las dos personas introducen sus manos en los bolsillos traseros de su pareja. Refleja comodidad y facilidad a la hora de llevar esta relación.
  6. El abrazo Protector. Se da por detrás. La persona que abraza se coloca detrás con su pecho contra la espalda del que recibe el abrazo y lo envuelve con sus brazos a la altura de la cintura. Tiene que ver con la seguridad, la estabilidad y la confianza en una relación y lo importante que es el protegerse los unos a los otros. Al proteger la espalda, se está transmitiendo que busca cuidar y refugiar a la otra persona
  7. El que coge alrededor. Es un abrazo lateral. Se rodea con el brazo al otro, por encima del hombro. Es típico entre amistades auténticas. Demuestra complicidad, apoyo y ayuda. Te conecta con tu amigo tanto físicamente como emocionalmente

¡¡¡ Quién iba a imaginar tantos tipos y significados en un gesto tan sencillo!!!

Para que un abrazo  sea “perfecto” y obtener sus beneficios físicos, psicológicos y emocionales,  ha de ser recíproco, practicarlo con mucha frecuencia incluso a diario, que dure unos 20 segundos o más  y si es con una persona a la que apreciamos, aún será mejor.  Pero lo mejor de todo es que si das uno recibes uno. Ahora ya entenderéis mejor mi despedida.  Un abrazo de 20 segundos para cada lector/a. Sabed que siento los vuestros desde donde estéis.


Angela Carrera Camuesco
Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Directora del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud, CIPSA de Santander